Las playas de los mundos infinitos, la sonrisa
de los niños.



Sé parte de la escafandra!

miércoles, 24 de noviembre de 2010

SUDÁFRICA

El sol abatía a cualquiera en aquella mañana casi tarde en el camino al
mercado de Joanesburgo, el sudor corría por mi frente sin embargo debía
llegar, pues los encargos que me habían hecho mis amigos de Aguascalientes
eran muchos. Por fin al final de esa calle polvorienta pude ver a dos
mujeres que llevaban en su cabeza enrollados varios metros de tela de
gasa y de colores variados con la que atenuaban un poco el calor que se
cernía sobre sus cabezas.Las mujeres llevaban unos cestos grandes con
alguna mercadería dentro que sería vendida en el mercado por lo que
supuse que pronto vería el gran almacén que servía para el trueque de
mercancías.
Al pasar por el flanco derecho del gran almacén vi un tiradero de rebanadas de madera cortadas diagonalmente las cuales estaban perfectamente laqueadas y convertidas en marco para unas figuras que podían ser cambiadas al gusto del cliente. El señor americano pedía una hermosa madonna definida por su lineal belleza y perfecta figura que fuera sobrepuesta en la ovalada forma de la madera la cual quedaba contrastando con el ocre brillante de la madera y el blanco mate de la marmórea figura.
El mercader de diferente apariencia le mostró en otra ocasión un perfecto
angel de tamaño infantil, que al ponerlo sobre el innovador marco lució de
una espectacular forma que el cliente anonadado por la silueta formada lo
compró de inmediato.
Mi mente me hizo volar a las figuras angelicales de los templos de mi
querido Aguascalientes, me puse en pie y aprobando la excelente decisión del
hombre seguí mi camino, debía partir ya que el sol amenazaba con ponerse en el
horizonte. Sin embargo mis manos vacías ondeaban a mis costados sin nada de lo
que me habían pedido, que pasaba? Había algo en el aire que me decía que si
había comprado todo pero mis manos polvorientas estaban secas por el aire y el
calor.
Sólo tomé aquel terregoso camino y me hundí en mis pensamientos; había
que bajar la ladera que me conduciría a mi nuevo destino.
No había más que ver, muy dentro mío sabía que no iba a volver.

2 comentarios:

la MaLquEridA dijo...

¿Qué pasó?.

Darth Vince dijo...

No inventeeees!!!!!! Kuándo juistes a Sudáfrica???????
Y no te miento, la palabra de verificación que me pidieron pa publicar mi comentario es:

"ponia"

Saludos amiga Gaviota!!!!!
P.D: Ya publiqué algo en mi blog, pero no el de mystrawberryfield, sino de "watch my light and shadows book" pa ke luego pase a comentar.
Saludos!!! TQM