Las playas de los mundos infinitos, la sonrisa
de los niños.



Sé parte de la escafandra!

miércoles, 5 de mayo de 2010

Sueños de verano en Indi (parte I)

Esa tarde la gente iba y venía por todo el castillo, los pasillos olían
a diferentes aromas, desde ricos y deliciosos panes recién horneados hasta
el exquisito aroma de flores recién traídas del oasis.
Nosotros debíamos subir rápidamente las escaleras a nuestras habitaciones
el camino había sido muy pesado y estábamos llegando tarde.
Las doncellas nos tenían todo preparado, entré a mi habitación buscando un
lugar donde desvestirme, me encontré un biombo precioso, con pinturas de
tiempos ancestrales todas hechas en una técnica un tanto desconocida para
mi, la madera con la que estaba hecho olía a viejo, a rancio pero tan fuerte
que impregnado a mi sensible olfato me hizo viajar a aquella época.....
Ahí estaba parada, buscando para donde ir, mi vestimenta era diferente y mis
maneras igual, algo gracioso frente a mi me hizo aplaudir y en ese momento
me dí cuenta del color y de la decoración de mis manos.
La ceremonia se había retardado por varias horas, la razón exacta no la sé,
pero mi ansiedad estaba a flor de piel, en ese momento pasó un sirviente
con una bandeja llena de extrañas y pequeñas vasijas que contenían un líquido
me ofreció uno con extrema amabilidad y al momento que la tomé sus ojos tomaron
un extraño brillo.
El líquido pasó por mi garganta quemándola y a la vez dejando en ella una
sensación de alivio pues la resequedad era intolerable ante aquellas altas
temperaturas.Me sentí feliz después del primer sorbo, así que al segundo empecé
a caminar disfrutando de mi extraña bebida y llegué a una amplia terraza,
había gente extraña, tan extraña que todos me veían con ojos de asombro; no
supe cual era su sorpresa, sólo caminé embelesada por el paisaje que me ofrecía
esa hermosa terraza, me acerqué al barandal más cercano y contemplé aquella
arboleda entre una espesa neblina, el aire fresco golpeaba mi cara entumecida
por el calor que me producía la embriagante bebida, mi éxtasis llegó al máximo
cuando la bebida causó en mi, los primeros estragos.
Volteé a todos lados por el griterío, veía como iban y venían con caras aterrori
zadas por algo que sucedía; mi visibilidad era casi nula, algo sucedía en mi
mente.
Veía como se atropellaban unos a otros y huían de algo.Cuando por fin pude volver
mi cabeza al punto de origen donde ellos miraban con terror; pude ver una
inmensa ola que estaba a punto de caer sobre mi endeble humanidad.
Mi cuerpo se tornó frágil y sentí como fue arrastrado y golpeado contra los
fuertes muros de la antigua fortaleza que protegía la ciudad de los embates de
la naturaleza.
Fui tragada por las olas, mi cuerpo estaba sumergido en el inmenso mar.....

Esta historia continuará................

4 comentarios:

hanna dijo...

graviota, accediendo a tu pedido me di una vuelta por la escafandra,
esperando que la ola no caiga sobre tu endeble humanidad, te mando
saludos desde caminandoporeltecho.blogspot.com

Fernando Manda dijo...

ooorale, buen relato...osea que les callo un turimi??? digo, tsunami?? xD
aaa yo nomás huelo a carne asada, y ya me perdieron jejeje
bueno, pues espero la segunda parte del relato :)
saludos!
Paz.

ѕocιaѕ dijo...

ya quiero leer la continuación para poder opinar, digo si opino ahora creo que no tiene tanto chiste que opinar cuando "el meollo" del cuento se vea más claro verdad?

me gusta mucho este tipo de historias donde nos (me) envuelves en querer seguir a detalle lo que ocurre.

saludos y abrazotes amiga =)

chachin dijo...

tus relatos siempre me embelezan, me mesmerizan, me encanta leerte, me llevas a sentir esos lugares como si estuviera ahí, espero con ansias la segunda parte.
tqm hermosa